05 marzo 2012

Probando Distros

El dia de hoy me la pasé instalando distribuciones de Linux. Usuario de Ubuntu desde hace mucho, y cansado del menu Unity al que nunca me acostumbraré (odio no poder ver mas facilmente las aplicaciones abiertas y detesto que la barra me estorbe), además de tener un problema con mi placa de sonido (Creative X-Fi Xtreme Audio) y Ubuntu 11.10 decidí probar suerte con otra distribución.
No soy un nerd de Linux asi que me decidí por alguna de las mas populares. Eché mano a Distrowatch para ver cuales eran las más populares. 1er Lugar: Linux Mint, 2do Lugar: Ubuntu, 3er Lugar: Fedora y 4to Lugar: OpenSUSE.
Bajé el Live CD de Linux Mint, y tambie me bajé el DVD de OpenSUSE (Fedora ya lo había probado hace un tiempo y no me convenció y además tampoco funcionaba el sonido bien).
Va mi opinión concisa y breve al respecto ya que los analisis que encontré en internet no me advertían de nada de esto y además eran muy viejos.



Linux Mint


Linux Mint está basado en Ubuntu, y me atrevería a decir para hacerla breve: Es Ubuntu para los que odian Unity. Un aspecto grafico muy cuidado, Gnome 3 sin Unity y con algunos cambios muy utiles como ser la barra abajo y algunos detalles más gracias a un add-on propio de Mint. La instalación es muy similar de la de Ubuntu.
Al ser un derivado de Ubuntu tampoco resolvía mis problemas y tuve un par de problemas adicionales en la parte gráfica (como si se corrompiesen los graficos), aun habiendo habilitado los drivers propietarios de mi placa (ATI Radeon HD 5700). Lo único que no probé es bajar los drivers oficiales e instalarlos.
En resumen: si odian Unity pero les gusta Ubuntu, bajenlo y pruebenlo.


OpenSUSE


OpenSUSE da el aspecto de una distribución más clasica. Con KDE como shell predilecto, opté por Gnome ya que es al que estoy acostumbrado. La instalación es algo un poquito más complicada que Ubuntu o Mint, pero lo bueno es que va informando paso por paso que es lo que va a hacer, y tiene más opciones durante la instalación.
Se instaló sin problemas, pero la sorpresa llegó despues: no tenía conexión de red. Los adaptadores estaban detectados (tengo placa de red y placa WLAN) pero no me pude conectar. El applet de Gnome para las conexiones WiFI brillaba por su ausencia. No había tampoco una opción dentro de la configuración gráfica para cambiar esto.
Probé de todo un poco, y además también tenia el problema en el sonido. Otra cosa que me molestó es que las unidades NTFS las monta en una carpeta /Windows/C, Windows/D, etc. pero no aparecen en la parte gráfica. Así que decidí abandonar OpenSUSE.
En resumen: una distro potente, algo "paranoica" con la seguridad (no se puede hacer ni un ifconfig sin elevar permisos) y no muy amigable para el acostumbrado a Ubuntu o similares. Una recomendación extra: usenla con KDE que es el fuerte de esa distro.

Al final de tantas pruebas y horas invertidas, decidí volver a mi viejo Ubuntu 11.04 donde mi sonido funciona de maravillas y puedo utilizar el Gnome Clasico como en los viejos tiempos.
Aparentemente el problema de mi sonido viene con Gnome 3 o alguna versión de Kernel en particular.

1 comentario:

Miguel Prieto dijo...

Buen Post Nacho y buen Blog, me agrado... ahora no probaste Kubuntu??